sensibilidad dental

Sensibilidad dental: ¿qué la provoca? ¿Cómo evitarla?

La sensibilidad dental es un problema frecuente que afecta a gran parte de la población. Ahora, cuando se acerca el buen tiempo, las bebidas frías y los helados pasan a formar parte de nuestro día a día. Y es más normal de lo que crees sentir dolor al comer y beber. Un dolor breve pero agudo y desagradable que, si es tu caso, seguro que querrías eliminar.

Pero ¿de verdad no hay nada que se pueda hacer? Desde Clínica Jané vamos a hacer un repaso por las causas de esta sensibilidad y te explicaremos cómo puedes eliminarla o, como mínimo, reducirla.

¿Cuáles son las causas de la sensibilidad dental?

Para comprender las causas de la sensibilidad dental, es importante entender primero cómo se estructura el diente.

El esmalte es la parte externa del diente, que lo protege de factores externos y tiene un papel clave para no sufrir sensibilidad. El problema viene cuando, ya sea por una retracción de la encía o por desgaste del esmalte, queda expuesta la dentina, una capa interior del diente. Esta dentina está llena de conductos que la conectan con la pulpa dental, donde están todos los nervios. Por eso mismo, al exponerse, es muy normal sentir un dolor agudo y breve ante determinados estímulos.

¿Qué puede provocar que esto pase? Has de saber que el esmalte puede desgastarse por muchos motivos como tener una mala posición dental, estrés laboral, reflujo gástrico y el consumo habitual de alimentos ácidos o bebidas carbonatadas. En cuanto a la retracción de las encías, un cepillado agresivo y la sobrecarga de los dientes son algunas de las principales causas.

Y ¿cómo evitarla?

Evidentemente, lo primero que deberías hacer es eliminar esos malos hábitos que la han causado, reducir el consumo de bebidas ácidas y alimentos dulces y procurar que tus dientes no se vean sometidos a cambios bruscos de temperatura. Pero eso no siempre es fácil.

Se debe valorar el tipo de desgaste que se sufre y planificar el tratamiento ideal para cada caso individual. En muchas situaciones cada desgaste viene derivado de un problema previo que se ha dejado sin resolver.

Si el esmalte está demasiado dañado o incluso tienes alguna pieza rota -lo que también podría ser causa directa de la sensibilidad-, hacer una restauración en ese diente será la mejor opción.

Como ves, la sensibilidad dental no es un problema sin solución. Pide cita en Clínica Jané y nos ocuparemos de analizar tu caso y ofrecerte el mejor remedio posible.

No Comments

Post A Comment