MANTENEMOS EN NUESTRO CORAZÓN Y EN NUESTRA MEMORIA EL ESPÍRITU DE NUESTROS ANCESTROS POR UNA ODONTOLOGÍA ÉTICA Y DE CALIDAD.

DR. SANTIAGO JANÉ FERRER

El Dr. Santiago Jané Ferrer en una demostración clínica en los años sesenta en la Clínica Americana de la calle Aragón.

Instalaciones de la Clínica Americana

Hace 70 años, el Dr. Rafael Jané Ferrer regresó de Estados Unidos a dónde había emigrado durante la Guerra Civil Española. Allí se formó como dentista y trajo consigo las últimas novedades y técnicas odontológicas. Comenzaba la filosofía que iba a impregnar a la Clínica Jané.

Por aquel entonces su hermano Santiago Jané Ferrer, mi padre, finalizaba sus estudios y juntos fundarían la Clínica Americana, en pleno Quadrat d’Or Modernista (Cuadrado de Oro) de Barcelona: Paseo de Gracia con Aragón.

En una época en la que en España la odontología estaba aún cercana a la imagen del maestro dentario, personaje sin estudios que en los pueblos sacaba los dientes aún sin anestesia, la Clínica Americana fue una revolución de la época. Unos equipamientos de primer nivel y el uso de las más modernas tecnologías y materiales la convirtieron en un referente sobre todo entre la colonia de extranjeros que vivían en Barcelona, dado que los dos hermanos hablaban inglés.

Con los años Rafael Jané se volvió a Boston, añoraba la vida americana aún tan diferente a la de aquí, y mi padre se trasladó al Paseo de la Bonanova. La clínica pasó a llamarse Odontoclínica Jané, manteniéndose totalmente fiel a sus orígenes.

Años después, la Clínica Jané se ha trasladado a una torre en las faldas del Tibidabo para desde un nuevo entorno inigualable seguir con su filosofía de innovación y servicio.

Pero las cosas han cambiado mucho desde la primera Clínica Americana. Hoy la odontología es tan compleja y sofisticada que obliga a la creación de equipos de especialistas para asegurar unos tratamientos óptimos, lo que explica la nueva denominación de Equipo Clínico Dr.Luis Jané. Siempre con la misma innovación, siempre con el mismo servicio. Así manteniendo en nuestro corazón, la memoria y el espíritu de nuestros ancestros, hoy continuamos apostando como única vía posible por una odontología ética y de calidad, y esperamos poder seguir acompañándoles en la misma línea durante muchos años.

Dr. Luis Jané Noblom